pLlámanos ya: +57 300 2526474
Soñar, después de todo, es una forma de planificación. Gloria Steinem.

ISO 14001: Beneficios de los sistemas de gestión ambiental

cuatro-conceptos-iso-14001-beneficios-de-los-sistemas-de-gestion-ambientalCada vez más empresas buscan nuevas formas de generar valor añadido, y una de esas formas puede ser, sin duda, la implantación de un sistema de gestión ambiental

Los sistemas de gestión ambiental están basados en normas de referencia. La más extendida es la norma ISO 14001 . También existe el reglamento europeo EMAS , basado en la norma ISO 14001 pero con requisitos adicionales (entre otros, la declaración ambiental pública)

 

Así como los sistemas de gestión de la calidad (ISO 9001) han conseguido un nivel de expansión muy grande en las empresas, los sistemas de gestión ambiental, pese a que van creciendo año a año, lo hacen a un ritmo mucho más lento. Esto sucede porque muchas organizaciones lo ven como un coste y no detectan la cantidad de beneficios que les puede aportar. Si bien es cierto que inicialmente implantar y certificar un sistema de gestión según ISO 14001 supone un coste importante, a medio y largo plazo los beneficios llegan, incluso en empresas muy pequeñas o con unos procesos muy simples, aunque en éstas, una vez implantado es fácil que se llegue a un estancamiento de la mejora contínua que estos sistemas buscan.

 

Tener un sistema de gestión ambiental certificado supone para la empresa una serie de beneficios de mercado, económicos, de mejora de la imagen de la empresa y también de su situación reglamentaria, como por ejemplo:

 

La eliminación de barreras en mercados internacionales (ISO 14001 es un referencial reconocido internacionalmente

El cumplimiento de requisitos de algún cliente, (por ejemplo, para suministrar productos al sector de la automoción es bastante habitual que se exija al proveedor tener una certificación ambiental

La posibilidad de captar clientes sensibles al tema ambienta

Reducción del gasto en energía eléctrica, combustibles, agua y materias prima

Ahorro en el tratamiento de emisiones, vertidos o residuos mediante planes de reducció

La posibilidad de obtener méritos (puntos) en concursos públicos (en algunos casos la certificación es requisito obligatorio)

Aseguramiento del control y cumplimiento del gran número de requisitos legales relacionados con temas ambientales

Disminución de importes de determinados seguros

Determinadas exenciones legales (por ejemplo, exención de presentación de avales financieros en la futura ley de responsabilidad ambiental )

 

Para que estos beneficios lleguen, es importante que el sistema de gestión esté bien planteado desde el inicio, habiéndose identificado exhaustivamente todos los aspectos ambientales de la organización, y estableciendo unos criterios que permitan evaluarlos de manera objetiva, y que sean sensibles a las mejoras que se vayan produciendo a lo largo del tiempo. Así obtendremos aquellos aspectos ambientales significativos sobre los cuales la norma nos obliga a establecer procedimientos de control operacional.

El control operacional es esencial para el funcionamiento del sistema en el día a día de la empresa: cada operación debe estar planificada para realizarse dentro de condiciones que permitan el control (o la reducción) de los impactos adversos que tenga asociados. Es importante no olvidar las operaciones de mantenimiento, ya que generalmente llevan muchos aspectos ambientales ligados. En organizaciones que ya dispongan de un sistema ISO 9001 certificado, el control operacional ambiental debe relacionarse con todo el capítulo de “realización del producto” del sistema de gestión de calidad.

Así mismo, también es importante no confundir el “control operacional” con el “seguimiento y medición”. En el control operacional hay que planificar (establecer pautas a seguir, establecer límites de control de parámetros…) Y en el seguimiento y medición se comprobará que no incumplimos lo que planificamos en el control operacional mediante mediciones y/o comprobaciones.

Otro punto necesario es implicar a los proveedores y subcontratistas, comunicándoles los procedimientos/requisitos aplicables en cuanto al control operacional cuando trabajan en las instalaciones de la empresa (ya sea vía cláusula contractual o de especificaciones técnicas, o bien mediante entrega de documentación).

En esencia, el sistema de gestión ambiental debe proporcionar una sistemática de trabajo estandarizada orientada a obtener los resultados ambientales planificados. Para ello, una cuestión vital es que el personal se implique, y esto se consigue evitando que el sistema de gestión suponga una carga adicional de trabajo. Simplemente, debe formar parte de su pauta de trabajo habitual. Si se consigue esto, el control operacional establecido funcionará, y esto permitirá que el sistema siga rodando.

Para minimizar los costes iniciales de implantación, también es posible recurrir a las subvenciones que periódicamente se conceden.

Fuente: www.orbitaverde.com

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts