pLlámanos ya: +57 300 2526474
Soñar, después de todo, es una forma de planificación. Gloria Steinem.

Las aguas del río Medellín, hasta ahora podridas y malolientes, estarán tratadas a partir de julio

depuradora-medellín.jpgLa vida de Medellín no se entiende sin su río, que la atraviesa de sur a norte y lleva su nombre. En torno a él creció y se desarrolló. Y a él van a parar todas las aguas fecales de sus habitantes. Durante décadas, a su paso por la ciudad, el río ha sido una masa de agua podrida y maloliente.

En el año 2000 se puso un parche a este problema: una depuradora que alcanzaba a limpiar una quinta parte de los desechos. Pero el 80% restante seguía sin tratamiento. La depuradora más grande de Colombia, que entrará en funcionamiento en julio, pondrá remedio a este problema histórico.

Al norte de la ciudad de Medellín, en el municipio de Bello uno de los nueve que, junto a la capital de Antioquía forman una enorme urbe conurbada en el Valle del Aburrá se alzan seis imponentes tanques. Son la parte más visible y emblemática de la Planta de Tratamiento Aguas Claras, que será también una de las mayores depuradoras de Latinoamérica. Después de un proceso de purificación, allí irán a parar los lodos con todos los desperdicios que antes acababan en el río. Pero, antes de eso, hay un complejo proceso de tratamiento.

El problema de las aguas fecales en la ciudad fue creciendo a medida que esta se expandía por los cerros que la rodean. Los gobernantes de mediados del siglo pasado tenían como prioridad abastecer de agua potable a la población, así que no prestaron demasiada atención a lo que pasaba con esta una vez consumida por los paisas. Y el líquido se desechaba a través de las decenas de quebradas (arroyos) que bajan por las montañas hasta llegar la espina dorsal del valle: el río.

En algunas zonas del río, el oxígeno disuelto en el agua (un indicador que marca la calidad) está muy próximo a cero. Esto es, cero salubridad. El objetivo es llevarlo a cinco miligramos por litro, lo que empieza a ser un nivel aceptable para la convivencia con la ciudad. Esto no quiere decir que las aguas vayan a ser transparentes ni a llenarse de peces; ni siquiera que sean potables. Pero el cambio de tener un río podrido a uno salubre es notable para la vida de una urbe.

El primer paso para conseguir esto fue construir una enorme tubería de más de siete kilómetros de largo y algo más de dos metros de diámetro para que transporte las aguas fecales hasta la planta. Al líquido que llega se le hace un tratamiento preliminar y muy básico, que consiste en eliminar los elementos sólidos mediante algo parecido a un gran colador. De allí va a los drenadores, que le quitan la arena y después la mandan a las piscinas de sedimentación primaria para retirar la materia orgánica que se asienta. El líquido pasa a otro proceso químico para completar la depuración y mandar el agua resultante al río.

La planta es capaz de realizar este proceso a un ritmo de cinco metros cúbicos por segundo, lo suficiente para procesar el agua de 2,2 millones de habitantes. Esto, junto a la antigua planta de San Fernando, que da servicio a unas 600.000 personas, es suficiente para depurar los residuos de la práctica totalidad del Valle de Aburrá, es decir, Medellín y su área metropolitana.

El proceso genera cada día 123 toneladas de residuos. Aquí entran en juego los seis majestuosos tanques biodigestores, con una capacidad de 9.000 metros cúbicos cada uno. Aquí van a parar los lodos que se han ido extrayendo del agua en los diferentes procesos y reposarán para generar gas metano, que a su vez se aprovecha para dar energía a la planta y hacerla prácticamente autosuficiente. “Teníamos un problema líquido que pasa a ser sólido”, explica Luis Fernando Yepes, ingeniero de EPM, la empresa pública responsable de la instalación a través de Aguas Nacionales.

¿Y qué sucede con los lodos una vez que han reposado y soltado el metano? “Esta es una de las grandes innovaciones de la planta”, asegura Manuel José Navarrete, encargado del proyecto por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), principal financiador de la obra, cuyo presupuesto supera los 581 millones de dólares (algo menos de 550 millones de euros al cambio actual). El lodo pasa a una planta de secado térmico que acaba con buena parte de las bacterias de los desechos y los convierte en material susceptible para ser usado en obras de todo tipo. “Sin este proceso, el manejo de los lodos es muy restringido. Al quitarle patógenos se convierte en suelo de muy alta calidad que puede ir destinado a reforestación, recreación, rehabilitación de terrenos…”, enumera Navarrete.

Así terminaría el ciclo. Y eso espera una ciudad que quiere recuperar su río, como cuenta Óscar Mejía, coordinador ambiental de Urbam, el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de la Universidad EAFIT: “Era un proyecto muy necesario que parte de un sueño de saneamiento que nace hace unos 30 años”.

Pero todo plan tiene su cara B. Miles de vecinos de los 15 barrios colindantes se encuentran con que su paisaje urbano cambia y que las nueve hectáreas de naturaleza que tenían junto a su casa desaparecen; los 6.000 árboles que vivían en el terreno se convierten en una enorme planta depuradora. Como todo proyecto importante que se ejecuta en la ciudad, una de las grandes tareas que las autoridades se autoimponen es un trabajo previo con la comunidad, algo que ha sido la base para el renacer de Medellín después del terror del narco en los años ochenta y principios de los noventa.

Luceni Duque, responsable de gestión ambiental de la planta, cuenta cómo durante todo el proceso de la construcción se han impartido talleres y se ha acudido a las comunidades aportando información. También se ha editado un boletín que ha ido narrando los avances de la obra y, a la hora de la contratación, se ha dado preferencia a trabajadores de la zona. En principio, el plan contemplaba la compensación de cuatro veces el número de árboles eliminados de su hábitat, pero la dificultad de encontrar terrenos disponibles se ha resuelto con la repoblación de 13.000.

La obra también se ha aprovechado para crear en las inmediaciones de la planta, casi integrado con ella, un parque de 26.000 metros cuadrados. El recinto incluye un auditorio con capacidad para 207 personas, aulas, fuentes de agua interactivas, zonas verdes, areneros, juegos infantiles y musicales, senderos y puente peatonal con conexión al costado occidental: la UVA de Aguas Claras. Son las siglas de Unidades de Vida Articulada, una serie de proyectos para recuperar espacios públicos, especialmente en las zonas más deprimidas.

Pero esto es solo el preludio de lo que está a punto de recuperarse para toda una metrópoli de casi tres millones de habitantes: el río que la articula, que dejará de ser, por fin, una masa de agua podrida y maloliente.

Fuente: www.elpais.com

gestion-ambiental-jpg

 

 

En Cuatro Conceptos  enseñamos a valorar la Gestión Ambiental.

Para su empresa desarrollamos: Planes, Estudios y Diagnósticos enfocados en el progreso respetuoso con el ambiente.

 

GESTIÓN AMBIENTAL

 

En Cuatro Conceptos trabajamos bajo la premisa de la auto-sostenibilidad a través de la responsabilidad ambiental, mediante el uso óptimo y racional de los recursos naturales y la implementación de acciones compatibles con la permanencia de la vida.

 

En línea con lo anterior, propendemos por el uso e implementación de tecnologías limpias, la eficiencia en el uso de los recursos energéticos e hídricos, la conservación de las especies y la clasificación y disposición adecuada de los desechos, alineado bajo el compromiso corporativo de concienciación ambiental.

 

Así mismo, promovemos la seguridad, salud y calidad en el trabajo, generando la cultura del autocuidado e implementando programas que generen conciencia sobre la importancia de mantener hábitos de vida saludable, reduciendo los factores y condiciones que pongan en peligro la vida de nuestros colaboradores, sus familias y demás partes interesadas en la organización.

 

Con base en estos preceptos, Cuatro Conceptos adelanta planes, proyectos y programas que permitan cumplir con los objetivos de nuestros clientes, sin poner en riesgo la vida humana y sin afectar el equilibrio ecológico, ya que estamos convencidos que el progreso y el ambiente pueden coexistir y que son complementarios entre sí.

 

Gestión Ambiental

• Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (POMCAS).
• Planes de Ordenamiento del Recurso Hídrico (PORH).
• Estudios de Impacto Ambiental (EIA).
• Planes de Manejo Ambiental (PMA).
• Diagnósticos Ambientales de Alternativas (DAA).
• Informes de Cumplimiento Ambiental (ICA).
• Valoración económica de impactos.
• Planes de contingencia.
• Auditorías e inspecciones ambientales.
• Manejo de aguas residuales domésticas e industriales.
• Biorremediación.
• Tecnología ambiental.
• Estudios para el componente abiótico (Hidrología, Suelos, Geología, Geomorfología, Hidrogeología, entre otros)
• Estudios para el componente biótico (Inventarios forestales, manejo de especies en veda, análisis y caracterización de especies faunísticas, entre otros).

SGSST (Sistema de Gestión en Salud y Seguridad en el Trabajo)

• Auditorías sistemas de gestión.
• Auditorías e inspecciones en salud y seguridad en el trabajo.
• Asesoría en la implementación de sistemas de calidad basados en las métricas ISO.
• Diseño de redes contra incendios.
• Continuidad del negocio.
• Planes de emergencia.
• Seguridad basada en comportamientos.
• Manejo de situaciones de emergencia.
• Entrenamiento en emergencias virtuales.
• Panorama de riesgos.
• Rutogramas.
• Simulación de investigación de accidentes.
• Verificación programa salud ocupacional en línea.
• Evaluación de puestos de trabajo.
• Mediciones higiénicas.
• Programa de seguridad eléctrica.
• Programa de seguridad vial.

09-octubre-cc· El paquete busca sensibilizar a los colombianos sobre la importancia de hacer frente al fenómeno.

· Una de las herramientas está pensada para que los municipios puedan orientar sus acciones a la mitigación y adaptación.

 

Bogotá, D.C. 9 de Octubre de 2016. (MADS). Con herramientas pedagógicas de ciencia, tecnología y educación sobre política de cambio climático, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, innova en la adaptación y mitigación del país frente al fenómeno.

“Estas herramientas son muy útiles en nuestro objetivo de generar conciencia alrededor de la importancia de impulsar acciones que nos permitan mitigar los Gases de Efecto Invernadero (GEI), que tanto afectan la temperatura a nivel global”, puntualizó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo.

 

Dentro del paquete de herramientas pedagógicas se encuentra la cartilla educativa “El clima cambió, yo también”, dirigida a maestros del país con propuestas que incentiven la incorporación del cambio climático en los currículos escolares, así como Proyectos Ambientales Escolares (PRAE), adaptables al contexto y a las problemáticas particulares de los territorios.

 

Los aficionados a los videos juegos podrán disfrutar de Aventura Climática, un juego interactivo sobre la adaptación al cambio climático, que se ejecuta en la plataforma de Windows, en el que los jugadores podrán elegir territorios como zonas rurales en alta montaña, planicies o pueblos en zona costera o de ladera.

 

El tercero de los recursos tecnológicos es la Herramienta para la Acción Climática, en donde se podrá consultar no solo el clima en los territorios, sino además, las medidas de adaptación y mitigación al cambio climático que contribuyan a reducir la emisión de GEI, el riesgo de la población más vulnerable y factores que fomenten la competitividad del territorio nacional con iniciativas de Desarrollo Bajo en Carbono.

 

Finalmente, los colombianos podrán acceder a la Guía de Ordenamiento y Cambio Climático que brinda orientaciones generales a municipios para la toma de decisiones basadas en conceptos técnicos de ordenamiento territorial como la promoción de un desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima desde su estructura ecológica, sistemas productivos, espacio público, desarrollo de hábitat y vivienda, infraestructuras para la movilidad terrestre, fluvial, marítima, aérea y férrea y su patrimonio cultural, con insumos claves para las etapas de diagnóstico y formulación del POT (PBOT, EOT,POT).

 

Este paquete se complementa con la Calculadora de Carbono 2050, una herramienta de planeación que genera escenarios de proyección de emisiones de GEI en una línea de tiempo hasta el año 2050, que permite evaluar el impacto que genera la implementación de diferentes medidas en las emisiones a nivel nacional y que está disponible desde junio en el sitio web http://calculadora2050.minambiente.gov.co/

Fuente: www.minambiente.gov.co